Visitamos el Palacio de Bellas Artes. El mismo está ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México y es lo máximo de la expresión de la cultura del país. Es el teatro lírico más relevante de México y el centro más importante dedicado a las bellas artes. Fue declarado monumento artístico por la Unesco en 1987.

Una vista lateral del Palacio de Bellas Artes.

Su construcción fue encargada por el Presidente Mexicano Porfirio Díaz al final de su mandato y con motivo del centenario del Inicio de la Independencia de México. Su gran sala de espectáculos tiene un aforo de cerca de mil setecientas personas y posee un escenario de 24 metros con el único telón antifuego dentro de un teatro de ópera. Ha sido escenario de las grandes orquestas del mundo, como las filarmónicas de Londres, Nueva York, Viena, Moscú, Los Ángeles, la Real Filarmónica de Londres, la celebre Orquesta de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, la Orquesta de París, la de Filadelfia, la Staatskapelle de Dresde, la Sinfónica de Montréal, y las Nacionales de España y China, entre otras. Multitudes diversas visitan a diario este ícono Mexicano, y pueden verse a turistas y no turistas, así como a jóvenes parejas que se reúnen a diario en su entorno, el cual es sumamente acogedor y cautivante. No había tenido la suerte de visitarlo en ocasión de anteriores viajes a México, pero recuerdo que en el año ’99, estando en Acapulco, había comprado un CD de *Juan Gabriel, el cual había sido grabado en este Palacio en el año 1997, para celebrar sus 25 años de trayectoria, (y cuya foto estaba en la tapa del CD), y desde entonces sentía deseos de conocerlo. *Por Juan Gabriel, me refiero al cantante, el “Divo de Juárez”, me encanta y asumo que no necesita presentación.

Su construcción fue de 1904 a 1934, tiene 52 metros de altura y es de estilo Art Nouveau, Art Decó.

Vista desde el frente.

En el interior.

Vista hacia el cielo raso, en la zona de ingreso.

 

El escenario.

Hacia el cielo raso de la sala.

El cielo raso en primer plano con detalle del vitral.

 

Vista del escenario hacia las gradas.

 

El escenario II.

 

Los protagonistas de esa noche se van preparando.

 

Imperdonable no visitar en ciudad de México.

Amigos, poco podría presumir de ser un erudito del arte y otras yerbas. Dentro de mi asumida ignorancia, las cosas me gustan SÍ o NO. Y no es que me guste sólo visualmente, sino que además influye el feeling, el palpitar de tu corazón y el sentir cuando se te eriza la piel, cuando te sientes en presencia de algo que te conmueve. A mi me pasó en el Palacio de Bellas Artes. Y a ustedes? Bueno, a probar pues. Gracias por su compañía.

by Mario Tarallo – Punta del Este IBT

Imágenes es prohibida su reproducción parcial o total.