Visitamos Huaca de La Luna. Este centro de culto, ceremonial y religioso, está ubicado a unos 8 kms. al Sur de Trujillo.

Huaca de La Luna. Parte que ha sido restaurada. Nótese que el piso de abajo está en mejor estado de conservación. Esto es debido a que al haber estado cubierto durante siglos, no ha sido afectado por el tiempo. En el cuadro de abajo al centro, se observa al Dios Ai-Apaec, conocido también como el Dios Degollador. (imagen mario tarallo)

 

Vista de la Huaca de La Luna. Al fondo el Cerro Blanco, de forma piramidal. Se pueden apreciar los trabajos que se vienen realizando. En ocasión de una anterior visita de hace 3 años, no habían esas estructuras que ahora le dan protección. (imagen mario tarallo)

 

Uno de los sectores que están siendo restaurados. (imagen mario tarallo)

 

La ciudad Moche, vista desde la Huaca de La Luna. Lo que se ve a su derecha es la Huaca del Sol (y que no puede visitarse hoy día debido a trabajos de restauración). Esta urbe tenía unas 100 hás. (imagen mario tarallo)

Pueden observarse los trabajos de restauración de los diferentes pisos. El cuidado es extremo, debido a que todos esos frisos están hechos sobre adobe. Si bien el clima es más bien seco, ocasionales lloviznas pueden hacer daños irreparables. (imagen mario tarallo)

 

Detalle de los frisos en donde se distingue claramente la imagen del Dios Degollador o Ai-Apaec. (imagen mario tarallo)

 

Historiadores estiman que este friso haya sido un calendario, aunque la veracidad del mismo aún no ha sido comprobada. (imagen mario tarallo)

 

El Altar Mayor. Esta estructura tiene una importancia excepcional por su papel central en las principales actividades ceremoniales presididas por los sacerdotes Moche, entre ellas la representada en las escenas de sacrificio. (imagen mario tarallo)

 

Otra vista (imagen mario tarallo)

 

Otra vista (imagen mario tarallo)

Otra vista (imagen mario tarallo)

Otra vista (mario tarallo)

Otra vista (imagen mario tarallo)

Fue construído por la cultura Moche o Mochica y está muy cerca de la Huaca del Sol. Es una de las pocas Huacas que está abierta y con una infraestructura muy avanzada. Esta construcción destaca por tener templos superpuestos y construidos en diferentes períodos.

Tiene una base cuadrada de casi 90 metros de ancho y poco más de 20 metros de alto y en un altar ceremonial del último templo construido, fueron descubiertos los restos de 40 guerreros sacrificados.

Conserva interesantes pinturas murales de 5 colores (blanco, negro, rojo, azul y mostaza), colores obtenidos de minerales, y relieves varios en donde se puede apreciar la divinidad Moche o el Dios Ai-Apaek. (El Dios Degollador). Sus patios y plazas ceremoniales datan de más de 1.500 años de antigüedad, y las partes mejor conservados son los de la parte inferior, ya que al haber estado enterradas durante siglos, han quedado más protegidas.

En la fachada se pueden observar una serie de personajes, figuras relacionadas con el culto al agua, a la fertilidad agrícola y a los sacrificios realizados en este templo. Los sacrificios sólo contemplaban a masculinos.

La Huaca de La Luna, está recostada a una colina rocosa de forma piramidal, llamada Cerro Blanco.

by Mario Tarallo – Punta del Este IBT

Imágenes es prohibida su reproducción parcial o total.