Portada, imagen de archivo by Mario Tarallo – Punta del Este IBT.

by Daniel Arraspide

vino_uru copiar

En un decreto firmado por el Presidente de la República José Mujica se declaró al vino uruguayo como bebida nacional. El proyecto de ley que impulsó este hecho fue redactado por el Diputado nacionalista Daniel Peña, quien entre otras medidas solicitaba facultar al INAVI para coordinar acciones.

Ahora surge la interrogante sobre si se le dará un trato diferencial al vino cuando entre en vigor la nueva ley de alcoholes que se trata en el Parlamento

La industria del vino uruguayo lo venía reclamando desde hacía buen tiempo, y el pasado año 2010 – cuando en el vecino país la Presidente Cristina Fernández de Kirchner tomó la iniciativa de decretar al vino argentino como “bebida nacional” (*) – de este lado del charco se hicieron sentir algunas voces a favor, y a su vez cuestionando por qué aquí no se hacía lo mismo.

Fue así que luego de muchas idas y vueltas, sobre fines del 2012 (en medio de las festividades tradicionales) se supo algo que para muchos puede haber pasado desapercibido, justamente por la fecha en que se dio a conocer la noticia. La prensa informaba que el Diputado Daniel Peña (Partido Nacional) presentaría ante la Cámara de Representantes un proyecto de ley redactado de su puño y letra en donde se solicitaba entre otras cosas que el vino uruguayo fuera declarado patrimonio cultural, bebida nacional, y la creación del Día Nacional del Vino.

Si en casi un año transcurrido desde el pedido del Diputado Peña (que “entró” en el parlamento de forma oficial el 31 de julio de 2013) y este pasado 4 de junio de 2014 (en que fuera firmado el decreto de Presidencia) hubieron otros actores pujando por lo mismo? posiblemente si los hubieron. Lo que sí sabemos es que a partir de ahora – y si se le saca provecho al nuevo decreto, hablando en el buen sentido de la palabra – mientras la ley de alcoholes es discutida en el Parlamento Nacional, puede haber chance de darle un tratamiento especial (o por lo menos analizar) lo que se refiere a regular el consumo, distribución y expendio de vinos.

El decreto del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca firmado por el Presidente Mujica decreta que el vino uruguayo “en todas sus gamas, características y tipos” sea declarado como bebida nacional. Pues bien, ello no es poca cosa, y da pie para que los actores involucrados directamente en la regulación de la bebida hagan saber que el vino también es un alimento.

En tiempos de gran agite futbolístico, cuando la cerveza aparece fuertemente en escena apostando a incrementar aún más sus ventas, la pelota ahora está en la cancha del INAVI, quien – entre otras cosas – deberá hacer saber, divulgando el decreto de reciente resolución, que el vino uruguayo es la bebida nacional por excelencia, y que bebido con moderación, éste se convierte en un alimento, con la facultad inclusive de ser beneficioso para la salud humana.

Abogamos para que la población se haga eco de esta noticia, que no quede solo en los papeles y en la simple formalidad, y que de aquí a algún tiempo podamos levantar nuestras copas para brindar por el crecimiento de una industria que ha sido tan castigada en los últimos años. Salud al vino uruguayo!

(*) Casi tres años después de que la Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner decretara al vino “bebida nacional”, pero sin una ley que lo avalara, el Senado (por unanimidad) aprobó y convirtió en ley el proyecto.

publicado en www.vinoybebidas.com