San José tuvo el título de ciudad en 1813, y por ende requería un templo que le hiciera honor a la fe católica. Por esta razón se decidió la construcción de la Catedral Metropolitana, de estilo Neoclásico y Barroco.

La construcción inicial fue en 1825 e inaugurada en 1827, recibiendo el título de Catedral en 1850.

La estructura había resultado afectada por varios sismos por lo que su techo original de caña, barro y madera fue cambiado, obra que fue concluída en 1878.

Un sismo que sacudió el país un año más tarde implicó la demolición de los campanarios de mampostería, implicando la colocación de unos campanarios europeos de metal más livianos.

Texto e imágenes by Mario Tarallo – Punta del Este IBT

http://