by Mario Tarallo – Punta del Este IBT

Imagen de portada: Vista superior del Mausoleo. (imagen by mario tarallo)

Atraídos por una milagrosa historia que ocurrió el 24 de diciembre de 1971 sobre la selva Amazónica del Perú, visitamos el Cementerio General de Pucallpa.

Y dentro de él, el mausoleo llamado Alas de Esperanza.

En esa fecha, el vuelo 508 de Lansa (en ruta de Lima hacia Pucallpa), sufrió un accidente aéreo, con un resultado de 92 fallecidos y una única sobreviviente, en aquel entonces de 17 años, Juliana Koepcke. Sus milagrosas condiciones de supervivencia y en condiciones extremas, hicieron de esta historia un hecho mundialmente conocido e increíble.

El avión, debido a un frente de mal tiempo descendió desde los 6,000 mts y se partió a los 2,000 mts, cayendo en picada sobre la selva. Juliana salió despedida del avión y asida al asiento por su cinturón, cayendo sobre las copas de los árboles y debido a la densa vegetación su caída se vio amortiguada hasta el suelo.

Al despertar se encontraba en la más densa selva atada a su asiento. (A pesar de que no fue la única sobreviviente en ese entonces, sí fue la única que pudo llegar con vida a la civilización. Se estima que  otras 13 personas sobrevivieron al primer impacto, pero luego fueron falleciendo por diversas circunstancias con el correr de los días). Se encontraba alejada de cualquier centro poblado de la amazonia Peruana y su única salida era seguir algún arroyo que le condujera a ríos más caudalosos en los que probablemente encontraría gente.

Con un calor impresionante, picaduras de mosquitos y el peligro de encontrar algún animal salvaje.

Doy fe, en estos días de estadía en Pucallpa, el calor es húmedo y agobiante y si te internas un poco en la selva, los mosquitos hacen de ti un festín. Curiosamente las comunidades indígenas y las personas de la zona, son aparentemente inmunes, ya que a ellos parecen importarle poco los mismos. Para quien les habla, los mosquitos hacen de mi cuerpo una suerte de banquete que termina arruinando mi disfrute en zonas selváticas.

Luego de 9 días de deambular por la selva, Juliana llegó a un río navegable y caminando por la orilla llegó a un refugio de cazadores en donde esperó a que alguien viniese. Su cuerpo entonces se encontraba completamente emparasitado con larvas de moscas.

Al día siguiente fue encontrada por estos cazadores y la llevaron a su aldea en donde curaron sus heridas más graves que eran la piel infestada de gusanos. Luego llevada en canoa unas 10 horas hasta el pueblo llamado Tournavista y de allí a Pucallpa en donde fue internada en un hospital, hasta su recuperación.

Posteriormente regresó a Alemania, ha sido autora de varios libros, y se ha hecho una película sobre el incidente “Perdida en el Infierno Verde”. Juliana vive actualmente en Alemania, pero regresa periódicamente a Perú.

Los restos de la mayoría de los fallecidos se encuentran en el Cementerio General de Pucallpa, lugar que visitamos y su mausoleo llamado “Alas de Esperanza”, que recuerdan la tragedia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Mausoleo. Su cuidado está a cargo de los familiares de los fallecidos. (imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Homenaje a un pequeño que no pudo ser identificado. A saber que los controles aéreos por esos años, no contaban con la exactitud de estos días en donde todo queda registrado. (imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Croquis de lugar del accidente en su mausoleo. (imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Amigos, gracias por su compañía. (imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vista desde el exterior. (imagen by mario tarallo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pocos metros más de esta gigantesca figura, la entrada a su mano izquierda. (imagen by mario tarallo)

by Mario Tarallo – Punta del Este IBT

Imágenes es prohibida su reproducción parcial o total.

26-05-2015 11-32-18 p-m-

Ruta de vuelo aproximado y lugar del accidente.

 

 

.